Presentación | Integrantes | Contacto | Foro
Revista Publicaciones | Actividades | Calendario | Enlaces | «volver

22
Educación y ciudadanía.
Junio 2000

Educación y formación para el empleo en la sociedad de la información.

Daniel Jover

“Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social y a obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad”
Artículo 22 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos


Reflexionar sobre los problemas de la formación y el empleo en la sociedad de la información ya entrado en año 2000 es un acto de responsabilidad frente a los desafios que se plantean.
Algunos escépticos al leer el artículo de los Derechos Humanos del encabezamiento pensaran que los derechos se declaran,precisamente para no cumplirlos....

Sin embargo debemos asumir la importancia histórica de las Palabras,los hechos y del Derecho como signos de la voluntad humana de no caer en la resignación y sí el reflejo del ideal de construir modelos sociales y y relaciones entre los pueblos presididas por los principios de libertad,igualdad y fraternidad.

Desde esta modesta comunicación invito a todos ustedes a salir de las espirale del pesimismo y- sin ingenuidades- participar de la Cultura anti-fatalista, siempre innovadora,que tantos avances sociales ha logrado.

Frente a la tentación de creer que la Sociedad de la información y la globalización va a resolver los problemas de empleo y exclusión social hay que anteponer un análisis crítico capaz de desvelar los nuevos procesos de desigualdad cultural y social producidos por la mutación informacional y el pensamiento único.

Porque si nos centramos solamente en el objetivo del empleo –por el empleo-corremos el riesgo de eludir aspectos socio-culturales fundamentales que acompañan esa dinámica tales como:la calidad y dignidad de esos empleos,las condiciones y derechos laborales,las posibilidades de promoción y cualificación,el sexismo y la reproducción de estereotipos culturales, la sostenibilidad social y ambiental del modelo etc.

En primer lugar no podemos ignorar la interrelación entre las diferentes cuestiones que aparecen en el debate sobre la inserción y el empleo.No es eticamente responsable reducir el problema del empleo solamente a términos económicos-estadísticos y de adecuación de la mano de obra para un buen funcionamiento de los mercados de trabajo.

Para ello vamos a indicar 3 rasgos que caracterizan el contexto de nuestra reflexión.


Contexto de la reflexión: en la política de formación y empleo también hay que “pensar globalmente y actuar localmente”.


Un principio transversal recorre todo el escrito:

QUE LAS POLÍTICAS A FAVOR DEL EMPLEO Y LA INTEGRACIÓN SIRVAN PARA REFORZAR EL SENTIDO DE CIUDADANÍA ACTIVA , LA COHESIÓN SOCIAL Y LA CALIDAD DE VIDA DE TODOS Y TODAS.

Hay tres retos que confluyen en el término “Inserción”:Tres preguntas que no podemos ignorar aunque nos parezcan alejadas de del tema objeto de estudio:


1. ¿Qué vamos a hacer de nuestro planeta?.

Debemos encarar el déficit ecológico presente e impulsar modelos de desarrollo sostenibles para evitar que los riesgos del medio ambiente sean irreversibles.La gestión de la biosfera es vital para asegurar el futuro de la generación presente y todavía más de las generaciones futuras. Los desastres ecológicos y la contaminación de aire y agua son altamente simbólicos de los efectos nefastos del modelo de crecimiento unidimensional y productivista que se extiende a nivel mundial.


2. ¿Qué vamos a hacer de la especie humana?

La solidaridad internacional y la cooperación para un desarrollo verdaderamente humano deben formar parte de las prioridades tambien a nivel local. Las tareas de sensibilización y educación en valores de solidaridad,respeto,tolerancia e interculturalidad se genera desde la inicitiva local y civica,

Comunidades bien cohesionadas socialmente y abiertas a la integración de las poblaciones culturalmente diferentes pueden ejercer esa PEDAGOGÍA CIUDADANA ¡QUE POTENCIE la substantividad democrática y la participación de todos los colectivos.

Es necesario poner de relieve el binomio inseparable:


INSERCIÓN-DEMOCRATIZACIÓN

El capitalismo informacional y financiero en plena expansión va desestabilizando los estados nacionales y los sistemas democráticos para salir de la era industrial e imponer la desregulación global. La gran novedad de este nuevo capitalismo es que se basa en la desmaterialización creciente de la producción al incorporar el conocimiento y la información como factor estratégico y ,por otro lado la mundialización.

Es preciso avanzar hacia una sociedad “cívica” y no solo “civil” capaz de poner el problema de la CIUDADANÍA ACTIVA,DE LA DEMOCRACIA MUNDIAL Y DE LA TRANSFORMACIÓN DE LAS INSTITUCIONES POLÍTICAS TRADICIONALES en el centro de los debates a favor de una civilización basada en los derechos humanos y no en la ley de la jungla.

Un ejemplo claro de cómo este factor ha irrumpido en las políticas locales de inserción y empleo es la presencia creciente de población emigrada en nuestros territorios sin apenas estructuras ni programas de acogida e integración .Las tendencias a pasar del paro a la exclusión son más fuertes cuando se consolidan núcleos duros de marginación sin retorno.

.El desequilibrio Norte-Sur y las grandes migraciones con los cambios de población forzados por la miseria y falta de oportunidades de vida en sus lugares de origen supone un impacto en las políticas sociales y de inmigración de los paises de la Unión europea y en la multiculturalidad y en la aparición de actitudes racistas y xenófobas. Las políticas de formación e inserción no pueden ser ajenos a esta problemática latente.Se debe trabajar a partir del principio básico que la diversidad es un valor y la diferencia no debe convertirse en desigualdad.

Las cifras que periódicamente publican los organismos especializados de la ONU hablan de la concentración de desigualdades y desequilibrios mayores:15% de la población del planeta vive en la riqueza y el 85% en la pobreza. Los procesos de acumulación del capital y la opulencia de unos comporta el empobrecimiento de las grandes mayorias.

Por otro lado las grandes catástrofes humanitarias se convierten en espectáculos mediáticos que se consumen a diario y banalizan los sentimientos. Nos dejan con una sensación de impotencia y, a la larga de indiferencia.

No nos debe intimidar la dimensión planetaria de los problemas porque el fenómeno de la globalización comporta que coexistan zonas que viven en la de la Sociedad de la Información con grandes acumulaciones de riqueza y ganacias enormes de productividad,otras zonas con estructuras pre-industriales y relaciones laborales sin derechos ni justicia.,explotación de menores y trabajo infantil,mafias,corrupción y negocios de criminalidad.Que tambien extienden sus redes en nuestras ciudades y paises.

Lejos de maniqueismos hay que asumir el hecho que este déficit antropológico nos puede conducir a la xenofobia y el rechazo del diferente. Negando la evidencia que la especie humana somos habitantes del mismo planeta.

La modernización tecnológica se puede poner al servicio de la construcción de nuevos vínculos sociales y políticos.Las nuevas tecnologias de la información y la comunicación pueden contribuir a una economía plural regulada y a la invención de un nuevo arte de vivir.

El tercer interrogantes es:


3. ¿Qué vamos a hacer de nuestra vida?

El viejo dilema que planteaba Erich From “ ¿Ser o Tener?

Por qué vale la pena vivir, no es una mera entelequia existencialista.

Responde a una necesidad básica de afecto y deseo de felicidad que no se puede domesticar sin producir malestar cultural y transtornos de la salud mental de las personas sometidas a una presión agobiante.Esa fatiga de humanidad provocada por la exacerbación de las desigualdades y la búsqueda del éxito individual competitendo contra todo y contra todos nos lleva a una depresión colectiva y a una angustia que se refleja en multitud de conflictos cotidianos que afecta al “bien vivir”, bienestar y la calidad de vida.

La pérdida de referencias eticas y la falta de valores que cohesionen y den sentido a la existencia es otro de los déficits personales y sociales importantes. Si el esquema vital de las personas se reduce solo a su dimensión producir-consumir o tener-gastar; los aspectos profundos relativos a la identidad,sentido de pertenencia,memoria histórica, redes de solidaridad,etc desaparecen anestesiando las conciencias de todos nosotros.

Hay que incorporar un enfoque CULTURAL Y EDUCATIVO porque no podemos resntringir al ser humano al dilema darwinista de “comer o ser comido” absurdo tal como parece llevarnos el discurso de la “competitividad”. En ese sentido la “nueva civilización” que vayamos construyendo a partir de la “nueva economía” informacional exige repensar el uso social y liberador del Tiempo con profundas remodelaciones y reducciones drásticas del tiempo de trabajo que permitan la conciliación de la vida personal ,familiar y profesional.Incorporando más creatividad,más corresponsabilidad y más igualdad plena de derechos entre HOMBRES Y MUJERES.También restituyendo espacios y tiempos para vivir con plenitud las e tapas de INFANCIA Y VEJEZ, del amor, del nacer y del morir, que es, en realidad lo que nos hace humanos.


PENSAR LOS SISTEMAS DE FORMACIÓN E INSERCIÓN SOCIAL Y PROFESIONAL COMO FACTORES DE CULTURA Y EDUCACIÓN LIBERADORA.

La cualificación profesional y los sistemas de formación para el empleo a menudo se dejan llevar por las urgencias y dejan de lado lo verdaderamente importante,.Hay modelos de formación de carácter adaptativo que buscan reproducir y legitimar el actual estado de cosas y modelos innovadores que pretenden cambiar las perspectivas de los sujetos y los entornos donde viven y trabajan.

Tenemos que ser críticos y evaluar lo realizado:Observamos programas positivos y otros,manifiestamente mejorables:

Amparados en una falsa neutralidad se pretenden aplicar medidas técnicas que son desencarnadas y a-históricas.

Los sistemas de formación e inserción socio-laboral que quieren ser “honrados con la realidad” y respetuosos con las personas deben favorecer la capacidad de pensar por sí mismos,de dialogar y comunicarse con sus entornos y de afrontar las consecuencias tras el análisis de los hechos.

Por ello la formación nunca puede ser un acto de TRANSMISIÓN que requiera pasividad y receptividad acrítica enfocado a la mera acumulación de informaciones o adquisición de técnicas y conocimientos sin saber bien para qué aplicar,en qué contextos ....

Para huir del discurso de la fatalidad que subyace en la formación para el empleo es necesário reinventar el poder que tiene la educación si se fundamenta en su potencial emancipador

Vamos a destacar el campo donde se concentran los principales indicadores de empleabilidad,aquellos que capaitan mejor para la inserción al trabajo y a la vida.


EL VALOR DE LAS COMPETENCIAS TRANSVERSALES Y LA TRANSFERIBILIDAD DE CAPACIDADES DEL AMBITO PRIVADO AL MUNDO DEL TRABAJO.

EXISTEN COMPETENCIAS SOCIALES Y TRANSVERSALES que son DETERMINANTES para la incorporación al mundo del trabajo y a la vida activa y quedan relegadas de los planes de formación o inserción tales como , el respeto a sí mismo,el sentido común,la Historia personal o las capacidades de OBSERVAR,DIALOGAR,DECIDIR.Que es otro modo de denominar al viejo(siempre actual) método joc:” VER-JUZGAR-ACTUAR”.

La formación crítica siempre es proceso abierto y dialectico entre los sujetos que aprenden y el entorno con el que se relacionan y comunican.

Este aspecto debe formar el NUCLEO VIVENCIAL GENERADOR a partir del cual desarrollar los procesos de formación.La gente sabe cosas muy importantes.Su currículum invisible pero que no ha sido valorizado y por lo tanto no sabe todo lo que sabe y es capaz de aprender si se dan condiciones.

Las personas van adquiriendo a lo largo de su vida habilidades,conocimientos y actitudes muy importantes que SIN SER COMPETENCIAS TÉCNICO-PROFESIONALES son . imprescindibles para llevar a cabo trabajos concretos. Estas capacidades configuran su “ patrimonio de recursos y experiencias” que evoluciona y cambia con el tiempo.Pero que es propio y diferente de los demás.A partir del cual puede empezar su “valorización” asumiendo como una riqueza personal esa biografía laboral y personal.

Esas capacidades deben ser experimentadas y contrastadas en la vida real..

Ya sean aquellas que se derivan directamente de las actividades laborales anteriores y se acreditan mediante la experiencia o de otra índole que no son acreditadas socialmente puesto que la mayoría se situan en el ámbito privado y sobre todos derivadas de la categoría de género.¿Cómo facilitar la transferibilidad de esas capacidades?

ANALICEMOS 3 CAPACIDADES CON EFECTO CATALIZADOR:


1. VER-OBSERVAR.
No hay cualificación tecnológica sin cualificación cultural.Sin capacidad de “aprehender” lo que se aprende.A partir de la auto-estima y la seguridad en sí mismos hay que desarrollar la capacidad de conocer y conocerse.Profundizar en esa habilidad de saber situarse e identificar las normas imperantes,diagnosticar,ver y observar que practicamos naturalmente en otros contextos diferentes al laboral.


2. JUZGAR-DIALOGAR.
La Educación favorece la capacidad de comprensión global y es necesaria para que la “información” se pueda procesar y convertir en “conocimiento”.Por ello es necesario estimular la capacidad de comunicarse y relacionarse.Capacidad para dialogar,establecer acuerdos y pactos.Contrastar y sopesar opciones.


3. ACTUAR-DECIDIR.
Más importante que el “cómo” y el “qué” de lo que se enseña son los “por qués” y el “para qué”. Cuando eso está claro la capacidad de afrontar,decidir y actuar, se manifiesta.


Si los sistemas de formación no contribuyen a que los sujetos que aprenden sean PROTRAGONISTAS Y AGENTES ACTIVOS DE SU PROCESO DE CONOCIMIENTOS con capacidad de decidir,saber las finalidades, las causas y su interrelación con el entorno contribuyen a reproducir el modelo cultural y laboral vigente. Sin dar margen a innovar .Simplemente burocratiza los saberes y cosifica los conocimientos.


¿QUÉ PROCESOS DE FORMACIÓN Y CUALIFICACIÓN DESARROLLAMOS.

Vivimos no solo una época de cambio sino un CAMBIO DE EPOCA. Cualquier iniciativa para favorecer la integración social y profesional de los colectivos más vulnerables debe favorecer valores éticos y una nueva cultura de la solidaridad para asegurar la “sostenibilidad “ de los proyectos.

El cambio tecnológico solo abrirá oportunidades de humanización y cohesión social si va acompañado de un cambio cultural y educativo.

Desde ese punto de vista el debate sobre la Inserción no se puede dicotomizar del análisis general sobre las políticas sociales y las políticas activas de empleo que se fundamentan en concebir la INSERCIÓN Y LA FORMACIÓN como un DERECHO DE CIUDADANÍA para todos y todas a lo largo de la vida.

Todo el sistema de la formación profesional, sea inicial, ocupacional o continua que se impulsa para combatir la exclusión social y favorecer el desarrollo de la empleabilidad desde las empresas de inserción debería estar en el marco de la fecunda tradición de la EDUCACIÓN DE PERSONAS ADULTAS.

Pero sabemos que en este ámbito existen diferentes corrientes. Aparecen modelos adaptativos y modelos transformadores. Unos pretenden reproducir y legitimar las desigualdades otros fomentan el cambio y la evolución.

Nuestra apuesta se basa en desarrollar procesos de formación integrales que se fundamenten en el aprendizaje dialógico y en el desarrollo del espíritu crítico, tal como expresa la definición de la V CONFERENCIA INTERNACIONAL SOBRE EDUCACIÓN DE ADULTOS, UNESCO 1997,en su declaración final:

“Por educación de personas adultas se entiende el conjunto de procesos de aprendizaje, formal o no, gracias al cual las personas cuyo entorno social considera adultas desarrollan sus competencias técnicas y profesionales o las reorientan a fin de atender sus propias necesidades y las de la sociedad. La educación de adultos comprende la educación formal y la permanente, la educación no formal y toda la gama de oportunidades de educación informal y ocasional existentes en una sociedad educativa multicultural, en la que se reconocen los enfoques teóricos y los basados en la práctica.

Las personas desempleadas en situación de riesgo y con especiales dificultades de inserción socio-laboral no requieren únicamente acciones de formación técnica. Necesitan una atención global y personalizada. Esta solo se puede impulsar desde un enfoque dialéctico que tiene en cuenta varios principios emblemáticos:


FORMACIÓN E INSERCIÓN COMO DERECHO PARA CREAR CIUDADANÍA ACTIVA. CARACTERÍSTICAS.

DESARROLLO DE LA MOTIVACIÓN Y DE LA VOLUNTAD.

No es solamente un problema de motivación en el sentido de potenciar técnicas que estimulen razones y móviles para actuar. La Voluntad es más poderosa que la motivación. Responde a planteamientos profundos. Posibilita explorar las raíces y por qués existenciales. Nadie se forma ni se inserta si no quiere. La estrategia de formación debe ayudar a que emerga la capacidad de querer actuar por “ ALGO QUE VALGA LA PENA. De este modo podrá decidir.

La misión central es RESTITUIR LA DIGNIDAD DE LA PERSONA. Por eso debe ser tratada siempre con respeto y debe ser reconocida como sujeto de derechos, responsable de sus decisiones, experta y PROTAGONISTA DE SU PROPIA VIDA.

HISTORICIDAD.

Las personas en procesos de formación-inserción deben asumir su propia biografía personal y profesional como fuente de aprendizaje y reflexión. La “Historia personal” puede ser la gran maestra de su vida si es reelaborada y aprehendida. Pero las personas no somos solitarias somos seres sociales y necesitamos establecer relaciones solidarias. En este nivel es fundamental fomentar el diálogo nigualitario y la comunicación entre los participantes y formadores valorando los argumentos y razones en sí mismas superando las posiciones de poder. La información no genera conocimiento. Solo si hay una aprehensión y asimilación de las realidades y de las informaciones se produce conocimiento. La educación pues no es un mero proceso de “transmisión” de datos o informaciones, requiere una apropiación en el sentido de hacérselo propio”.

COMUNITARIEDAD.-APRENDER DEL ENTORNO TRANSFORMÁNDOLO.

Hay que utilizar todo el potencial de los recursos socio-económicos y comunitarios del territorio, de los cambios en el mercado laboral y la estructura ocupacional. Confrontar directamente las capacidades con los requerimientos del mundo laboral. No favorecer la adaptación sino la innovación y modificación del entorno personal, social, familiar de modo que sea interactivo.

RECREAR LA PEDAGOGIA DE LA ALTERNANCIA -FORMACIÓN PRODUCTIVA/TRABAJO.

Lo que más educa es la propia práctica y la acción adaptada a las características de cada colectivo y cada territorio. Siempre habrá un plan personalizado para orientar el desarrollo del aprendizaje. La combinación de situación de aprendizajes con elaboración del trabajo es una metodología que hay que reinventar permanentemente.

Los riesgos de burocratizar cualquier metodología supuestamente innovadora (Itinerarios, alternancia, entrevistas de acogida, etc.) están presentes. No todo es alternativo en la pedagogía de la alternancia.

SE APRENDE MEJOR CUANDO DIALOGAMOS Y NOS ORGANIZAMOS EN GRUPO CON ACOMPAÑAMIENTO PERSONALIZADO.
El trabajo y la dinámica de grupo es un recurso permanente en cualquier proceso de formación y cualificación. Hay que aplicar técnicas de animación de grupos junto a la tutorización y acompañamiento individualizado para adecuar el ritmo de aprendizajes a las características de cada quien. Cada participante debe trazar conjuntamente con el tutor/a su propio itinerario formativo laboral a seguir. Aunque trabaja y produce en la empresa de inserción el participante sabe que está en un proceso formativo y de orientación permanente.

GARANTIZAR NO SOLO LA IGUALDAD DE OPORTUNIDADES SINO LA IGUALDAD DE RESULTADOS.
Sabemos que las personas en situación de riesgo parten de una gran desigualdad educativa y social. La empresa de inserción es un dispositivo que puede compensar esas diferencias de origen para evitar que reproduzcan más desigualdad. Dependerá de la estrategia de formación y apoyo que impulse. Es necesario potenciar la “inteligencia emocional” y las múltiples formas de inteligencia cultural. Hay personas en desempleo y sin cualificación técnica que ha desarrollado grandes habilidades en otras esferas y participa de valores culturales y creencias que son verdaderas plataformas para su reincorporación social y laboral.

DESARROLLAR LAS CUALIFICACIONES SOCIALES. La creación de vínculos sociales y relaciones que refuerzan el sentido de pertenencia e identidad personal resultan más decisivos para la colocación y el empleo que la mera formación profesionalizadora. No hay cualificación técnica sin cualificación tecnológica. La empresa de inserción es un marco idóneo para fomentar esta estrategia dada la relativa “protección” y malla de seguridad que ofrece la relación laboral y el contrato con la combinación “educadora” de: derechos, responsabilidades y prestaciones derivadas de ello.

DINAMIZAR LA CREATIVIDAD Y EL SENTIDO DEL HUMOR.

Es necesario contrarrestar las tendencias fatalistas y de resignación a la adversidad que manifiestan las personas en situación de fracaso laboral. Los procesos de formación deben despertar la curiosidad y la creatividad como fuentes de aprendizaje para hacerlo todo más fácil. El humor siempre estimula e inspira para formarse y orientarse mejor. Un buen clima y un buen estilo de acogida hace reconocer en las personas que pueden cambiar y aprender muchas cosas. Porque se sienten útiles, aportan sus argumentos, explicaciones y relatos personales. Se comunican e interactuan .Perciben que nadie decide en vez de ellas. Nadie sustituye a nadie. Cada cual asume sus responsabilidades.

ENCONTRAR SENTIDO Y PRODUCIR SIGNIFICADOS. Una estrategia de formación crítica fundada en el diálogo igualitario es el mejor modo para que el “usuario /a” pase a ser protagonista y responsable de sus decisiones. La clave es abrir energías para que afloren los mejores sentimientos y propósitos de cada quien. Restituir el derecho a soñar que todos y todas tenemos para dar sentido a nuestra existencia. Las empresas de inserción deben evitar caer en el estéril productivismo utilitarista. Su praxis debe fundamentarse en el ejercicio cotidiano de los derechos sociales.


FORMAR PARA TRABAJAR PERO TAMBIEN APRENDER A VIVIR.

Se habla del “fin del trabajo” y del desmoronamiento de la sociedad salarial. Pero debemos ser prudentes y reflexivos para no etiquetar con respuestas simples problemas muy complejos. Corremos el riesgo de generalizar una “impresión” convirtiendo ese supuesto “fin del trabajo” en un “mito desmovilizador” que impregne de fatalismo las prácticas a favor de la inserción socio-laboral.

No nos interesa una disquisición teórica sino abordar operativamente la problemática que acompaña la inserción social y profesional de los colectivos de desempleados más frágiles y amenazados por la exclusión social.

Teorizamos la práctica y conceptualizamos a partir de los procesos vivos para crear empleo y actividad. Por generar nuevas oportunidades de inserción. Por eso hemos tenido que ir innovando sistemas y metodologías adecuadas para dar soluciones integrales. Y este esfuerzo técnico para dar respuestas a la exclusión socio-laboral requiere imaginación y solidaridad.

¿Los programas de formación e inserción socio-laboral contribuyen a mejorar la calidad del empleo? ; ¿Sirven para que los colectivos en riesgo de exclusión se integren a la sociedad con plenitud de derechos y deberes?

¿Cuáles son los procesos de formación y cualificación más adecuados para los empleos de inserción?

Aquellos que asumen la globalidad del conflicto y no solo una parte.


FORMACIÓN PARA ACTUAR SOBRE LA GLOBALIDAD DEL CONFLICTO INSERCIÓN.

Un compromiso moral y un principio cívico impulsan a las sociedades democráticas avanzadas a buscar soluciones al desempleo y luchar contra la pobreza más allá de los paliativos o medidas coyunturales.

Sobre todo hay que evitar las empresas de inserción como otros programa de atención contra la exclusión se conviertan en amortiguadores sociales de políticas antisociales.

El paro no es un frío dato estadístico. Afecta a la economía y a la salud. Representa sobre todo el vacío y la pérdida de sentido para quienes se han instalado en él.

No podemos ignorar la espiral de fenómenos aparejada a la ausencia del empleo: ruptura de los vínculos sociales, sentido de pertenencia y utilidad, construcción de diversas formas de solidaridad, participación en la memoria histórica y conciencia de clase, etc.

Hoy vivimos una interelación entre todos los conflictos. No es una simple carencia de trabajo: es la ausencia de oportunidades para vivir dignamente.

Determinados colectivos especialmente vulnerables, sin suficiente cualificación social, cultural ni profesional viven el riesgo de deslizarse del paro a la exclusión. La consecuencia más directa es la disolución de las relaciones colectivas de solidaridad. El aislamiento y la lucha individual por obtener un puesto. La quiebra de la condición de la ciudadanía.

Si las regulaciones del trabajo son la principal garantía de cohesión social ¿qué amenazas y consecuencias prácticas comporta que la economía excluya a sectores significativos del mundo del trabajo?

En la sociedad industrial se producía el fenómeno de la “explotación”. A partir de esa experiencia se tomaba conciencia y los/las trabajadoras se auto-organizaban para defender sus intereses.

En la sociedad de la información determinados sectores no participan ni en el proceso de producción ni en el de consumo. Son excluidos y tienen mayores dificultades para tomar conciencia de su situación. Quedan inhabilitados para organizarse en busca de sus derechos.

Con ello se intensifica la paradoja que siendo el trabajo el principal modo de incorporación a la vida social, el propio sistema lo está aboliendo y precarizando masivamente.

¿Qué función deben cumplir las empresas de inserción para abordar este tema?


FORMACIÓN E INSERCIÓN SOCIO-LABORAL: UN MODO DE EVITAR LA ESCISIÓN ENTRE ECONOMÍA Y SOCIEDAD

Los programas de formación e inserción deben facilitar puentes entre el trabajo y la vida. El mundo vital de la mayor parte de los colectivos desempleados en riesgo de exclusión está muy alterado y afecta a su salud, vivienda, rendimiento educativo y atención a familia. Las condiciones de vida y dignidad no se ciñen al mundo laboral.

La cuestión de la ética y los valores es insoslayable. Sin embargo hay tendencia a reducir lo político y lo social a lo "económico" y lo económico a lo meramente monetario.

CONCLUSIONES:

La mayor parte de políticas y programas de formación-empleo y desarrollo local van tan presionados para gestionar la urgencia que no caen en la cuenta de lo verdaderamente importante.

La distancia entre lo planificado y lo ejecutado suele ser mucha. Muchos proyectos adolecen de lo principal: ¿cuál es su sentido? ¿Para qué sirven? ¿Quién cree verdaderamente en ellos?. Para que un proyecto de inserción socio-laboral cumpla sus objetivos es necesario que los responsables y participantes se identifiquen y crean en él.

Impelidos por un supuesto pragmatismo en pos de una supuesta eficacia se plantean “programas y medidas” de formación e inserción que soslayan los aspectos fundamentales: Las personas y las oportunidades reales en el mercado de trabajo.

Los procedimientos burocráticos-administrativos y los procesos de toma de decisiones tecno-políticos a menudo obstaculizan el cumplimiento de los objetivos y volatilizan la propia filosofía de los proyectos.

Las mejores energías e ilusiones se estrellan. Los proyectos frecuentemente pierden el “alma” que les daba sentido y razón de ser. Son “vampirizados” por otros intereses o contingencias y sin rumbo claro naufragan a merced de las circunstancias.

Es cuestión de restablecer las prioridades: el ser humano y sus circunstancias son más importantes que la producción. Los acontecimientos claves de la existencia: nacer, amar, vivir, morir, infancia, intercambio generacional, etc. son elementos importantes. Trabajamos para vivir no hay que vivir solo para trabajar. Los bienes son inferiores a las relaciones. Muchos de estos acontecimientos vitales están mediatizados por el hecho de tener/no tener empleo.

No podemos dejar que el factor trabajo sea un elemento secundario mercantilizado y expuesto a la precariedad.

La irrelevancia social de amplias capas de población insignificante en términos de producción o consumo desplaza la gravedad del problema hacia la esfera de la vida con la pérdida de sentido y alteración de valores culturales. Este tipo de exclusión social no se reduce a la pobreza material. Marginaliza a una parte de la sociedad que sin empleo también se ven privados de dignidad, confianza en sí mismo, quebrándose los vínculos que fundan el contrato social. Los individuos sin empleo que no pertenecen a ninguna red relacional son individuos cada vez más solos e inútiles. Recluidos en sí mismos se sustraen a los otros y se refuerza el proceso de degradación y marginación sin retorno.

Este aspecto no se puede eludir en la programación de ningún programa de intervención y cualificación socio-profesional. Esto constituye el “pan nuestro de cada día” para todos los profesionales, técnicos o voluntarios que colaboran en los servicios sociales, centros de salud, educadores sociales, servicios de empleo-formación etc.

Los aspectos relacionales, la voluntad, la comunicación y la capacidad de pensar y organización se deben desvelar tan importantes para la cualificación social y personal como la mera cualificación profesional.

Esos factores son los decisivos para la creación u obtención de empleo. Se deben potenciar a partir de la acción cualificadora.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Robert Castel: "Les Métamorfhoses de la question sociale. Une chronique du salariat. Fayard, 1995

Equipo PROMOCIONS. "El Empleo de los Inempleables". Ed. Popular, 1996.

Equipo PROMOCIONS. “Trabajar para Vivir”. Ed. Miraguano.1999.

Jacques Robin: "Quand le travail quitte la societé post-industrielle".

René Passet. "L'économique et le vivant". Paris. Económica 1996.

Patrick Viveret. "Ne pas perdre sa vie à la gagner". Transversals sciences/cultures nº 50.

Guy Aznar, Alain Caillé, Jean Louis Laville, Jacques Robin, Roger Sue. "Vers une Économie Plurielle. Un travail, une activité, recome pour tous". Ed. Syros, 1997.Versión española en Ed.Miraguano.1999.Madrid

Garcia-Nieto Paris, J.N. y otros. "La Sociedad del Desempleo" CCJ, 1989.

Daniel Jover. Equipo Promocions. ”La Formación Ocupacional”. Ed. Popular.1999. Madrid.

François Plassard. "Experiencias de donación y reciprocidad". Mode Diplomatique nº 35.

André Gorz. "Misères du présent, richesse du possible". Ed. Galilée, 1997.

Educación y formación para el empleo en la sociedad de la informacion-
-Una perspectiva crítica para analizar y actuar –


Ponente:
Daniel Jover Torregrosa.
Director de Formación.
Equipo PROMOCIONS.

Servicios avanzados para el desarrollo. Barcelona.