Presentación | Integrantes | Contacto | Foro
Revista Publicaciones | Actividades | Calendario | Enlaces | «volver

25
Mediación y educación.
Febrero 2001

Guías de aprendizaje para la educación
de personas jóvenes y adultas.

Jorge Posada


Una guía es un recurso o material didáctico, un material educativo impreso (o fotocopiado) que sirve para el orientar el aprendizaje. Pensamos que en el proceso educativo sigue siendo muy importante la labor del educador/a.

Es un material educativo provisorio, los maestro/as podrán libremente modificarlos a la luz de su experiencia y de la realidad de sus cursos.

Las Guías pueden tener las siguientes características:

- Con las Guías se pueden desarrollar contenidos fundamentales de las propuestas curriculares de todos los Cleis (Ciclos Lectivos Integrados, forma como están organizados los cursos de EDUCACIÓN DE ADULTOS en Colombia). Las Guías posibilitan la adecuación curricular a nivel local y de la comunidad.

- Se presentan a través de un conjunto de actividades que los educandos desarrollan en pequeños grupos o individualmente, con la orientación, evaluación y seguimiento por parte de los maestro/as.

- No deben ser el único material de aprendizaje, deben promover la utilización de otros recursos de aprendizaje como las bibliotecas, periódicos, revistas, libros y materiales didácticos.

- Ayudan a la enseñanza ya que en los cursos de Educación de Personas Jóvenes y Adultas los estudiantes en cada Clei son bastante heterogéneos, tienen diferentes ritmos, intereses y niveles de conocimiento.

- Requieren tener en cuenta los saberes de los jóvenes y adultos y sus intereses.

- Pueden promover el desarrollo del pensamiento crítico y el logro de competencias básicas (comunicativa, interpretativa, argumentativa y propositiva).

- Pueden contribuir a la interacción de los estudiantes con sus compañeros, con los maestros, con su comunidad y con su entorno físico.

- Pueden permitir a los estudiantes avanzar a su propio ritmo de aprendizaje y a la promoción flexible.

- Favorecen la participación activa de los estudiantes con cierta autonomía.


Estructura Metodológica de las Guías

Los materiales educativos conllevan una propuesta pedagogía implícita, esta se plasma en gran parte en la Estructura Metodológica. Esta constituida por las partes en que esta dividida una Guía en relación con las actividades que propone para posibilitar el aprendizaje. La Estructura Metodológica esta plasmado en pasos o secuencias de actividades, muchas veces y en diferentes materiales educativos como en las cartillas o textos escolares están definidas o marcadas por iconos, por ejemplo:

En esta sección se da información.

En esta sección el estudiante recupera y reflexiona sobre sus experiencias

En esta sección encuentra lecturas y bibliografía

En esta parte se realiza intercambio de ideas y discusiones

Esta parte es para la elaboración de síntesis y conclusiones

Donde aparece este icono es para realizar actividades de evaluación

Estos iconos o logos son de una material de formación de educadores. (Mena, Lombardi y Cedrato, 1988).

Daniel Prieto (1993) en su libro La Mediación Pedagógica plantea que : "la mediación pedagógica comienza desde el contenido mismo. El autor del texto parte de recursos pedagógicos destinados a hacer la información accesible, clara, bien organizada en función del aprendizaje". Esto es para el tratamiento de un material desde el tema, desde los contenidos.

Para Prieto el tratamiento del tema requiere varios elementos entre ellos: la ubicación temática y el tratamiento del contenido.

La ubicación temática es hacer que los materiales presenten una visión global del contenido. Esta le permite ubicarse en el proceso como dentro de una estructura comprensible. Esta visión global le indica al estudiante a dónde se pretende ir con el texto. Esta visión global le permitirá observar la coherencia de las partes y los puntos clave o nudos temáticos que muestran la estructura del texto.

El tratamiento del contenido se lleva a cabo por medio de tres categorías:

  1. de entrada
  2. de desarrollo
  3. de cierre


Estrategias de entrada

Según el tema se puede recurrir a una gran variedad de entradas: a través de relatos de experiencias, de anécdotas, de fragmentos literarios, de preguntas, de la referencia a un acontecimiento, de la recuperación de la propia memoria, de imágenes, de recortes de prensa, etc.


Estrategias de Desarrollo

Es importante tratar un tema desde distintos horizontes. La mayor variedad de ángulos de mira enriquece el texto, enriquece el proceso educativo y en consecuencia, enriquece al estudiante.

Los ángulos desde los que puede ser enfocado un tema son muchos: económico, social, cultural, ecológico, histórico, prospectivo, tecnológico, comunicacional, familiar, comunitario, psicológico, político, filosófico, etc.

El desarrollo temático recurrirá, en lo posible, a los más variados materiales de apoyo, como cuadros estadísticos, recortes de prensa, informaciones. Dichos materiales serán también de confrontación y contraste. En este sentido es necesario partir del criterio pedagógico de que la educadora no posee la verdad y no puede imponerla. Es importante ofrecer recursos para formar opiniones y favorecer el contraste de las mismas, para lo cual es de gran utilidad recurrir a las más variadas fuentes de información y de apoyo.


Estrategias de cierre

La más tradicional es la recapitulación. Pero existen otras: recuperación de la experiencia, por preguntas, por proyección al futuro, recomendaciones en relación con la práctica, cuadros sinópticos.

Germán Mariño (1992) sugiere y plasma en sus materiales educativos una estructura metodológica derivada de su conceptualización sobre la negociación cultural. Para él los materiales educativos pueden tener los siguientes elementos estructurales que serían los pasos del aprender con base en la negociación cultural:

Una primera parte de los materiales estarían dedicados a Reflexionar y Compartir: se busca recuperar el punto de vista, las ideas, los saberes que tienen las personas acerca de una tema o de un problema. Además, como las opiniones no son iguales, se trata de compartirlas entre todos para ver las semejanzas y diferencias, para confrontar estas ideas. En esta primera parte de los materiales se harán preguntas, se contarán historias, se presentarán fotos o dibujos que susciten la discusión.

En una segunda parte los materiales tendrán elementos para que las personas que están aprendiendo: consulten, tengan un punto de vista más académico o si se quiere científico acerca del tema. En esta parta se presenta el punto de vista de los especialistas. En esta parte se presentan documentos, ensayos, artículos de revista o partes de libros, estadísticas.

En la tercera parte se trata de dar un debate de nuevo pero teniendo en cuenta la información nueva consultada, o las nuevas teorías presentadas. Se trata de contrastar las opiniones entre el saber qué se tenía antes de leer o estudiar un punto de vista más elaborado y lo que ahora se puede pensar.

En una cuarta parte se trataría de aplicar los conocimientos a la práctica, o de sugerir posibles acciones o tareas teniendo en cuenta el debate que se ha tenido. En esta parte se explicitan los resultados de la negociación, acuerdos y desacuerdos, ojalá por escrito y se decide hacer algunas acciones para aplicar los conocimientos, para corroborarlos en una situación vivida. Esta parte es más difícil para los materiales prever qué se concluyó, pero los materiales pueden sugerir posibles acciones de acuerdo a las temáticas.

En la quinta parte de los materiales se plantearía la evaluación, esta es necesaria para saber dónde se va con respecto al punto de llegada que se han propuesto. El punto de llegada del proceso educativo, no necesariamente es el punto de vista del educador. Los materiales pueden sugerir formas creativas de evaluación. Formas que no se parezcan a los ejercicios de poder que realiza la academia, sino formas de reflexión en función de la mejora del proceso.

Posada (1993) afirma la necesidad de intentar hacer propuestas de materiales educativos abiertos, sugiere que los materiales tengan diferentes partes:

De información, donde se incluye el contenido central del material. (Es dudosa la utilidad en la condiciones de aprendizaje de las personas jóvenes y adultas que sólo sean una guía de actividades)

De Recuperación de experiencias, se puede proponer relatar experiencias personales y reflexionar sobre ellas.

De Intercambio y Discusión donde se sugiere la confrontación y el intercambio de ideas y opiniones.

De Exploración en las que se busque información en textos o por medios de técnicas investigativas de campo (entrevistas, encuestas, historias de vida...).

De Elaboración de Síntesis, donde se ofrecen orientaciones para la construcción de conclusiones, tanto individuales como grupales.

De evaluación a través de las cuales se puede conocer la evolución del proceso de los estudiantes.

El material debe ser una invitación a la lectura de distintas fuentes bibliográficas.

No todas las Guías deben tener el mismo número y tipo de pasos. Para las Guías (que realizaremos en el Departamento de Casanare) proponemos que tengan estas partes (ver ejemplo de Guía):

- Portada o carátula

- Objetivos (o también puede ser una introducción donde se diga qué se busca con esta guía y qué temas se trabajan. La legislación colombiana habla de indicadores de logro).

- Reflexionemos

- Consultemos

- Comparemos o contrastemos con la que ya sabíamos o creíamos

- Tratemos de aplicar algo de lo aprendido (aplicación del conocimiento)

- Evaluemos

Más adelante le buscaremos unos iconos o logos para las partes claves del material.

Cada Guía requiere ser validada y evaluada. A nivel de los contenidos es muy importante que algún experto en la temática trabajada le realice un análisis.

Además se necesita ir evaluando toda la Guía con los estudiantes, qué no queda claro, qué produce confusión, ¿los motiva al estudio? ¿es muy larga? ¿si potencia el aprendizaje de los jóvenes y adultos? Las Guías pueden servir como una herramienta de investigación sobre la Educación de Personas Jóvenes y Adultas, si observamos y registramos los procesos que se desarrollan con ellas.

 


Bibliografía

COLBERT, Vicky, RAMÍREZ, Pedro y CASTRO, Heriberto. (1998). Cómo Elaborar Guías de Aprendizaje para educación básica. UNICEF y Convenio Andrés Bello, Bogotá.

MARIÑO, Germán. (1992). Aprender a Enseñar. ICBF, UNICEF y FAMI. Bogotá.

MENA, M. LOMBARDI, G. Y CEDRATO, L. (1988). Programa de Orientación Educativa a Distancia. Kapelusz, Buenos Aires.

POSADA, Jorge (1993). Materiales para educación a distancia un enfoque constructivista. En: Educación y Cultura No 31. Bogotá.

PRIETO, Daniel (1993). La Mediación Pedagógica. Ediciones culturales de Mendoza. Mendoza.


Documento elaborado por Jorge Jairo Posada Escobar (Profesor Universidad Pedagógica Nacional) Octubre del 2000